lunes, octubre 02, 2006

Ready... Steady... Go!



Escuchando: Shissou, de Last Alliance (Ending de Ouran High School Host Club)

Ya empezó. Por fin.

Hoy ya he empezado mis clases en la universidad. Y como siempre me tiene que pasar algo el primer día de clase, hoy no ha sido menos. El caso es que me he dormido... y he llegado tarde. Buen comienzo, sí. -_-U Encima me he marchado calentita, porque además de las prisas que llevaba encima con eso de no haberme levantado más temprano (y a eso añadele que cuando madrugo no soy persona) mi querida figura paterna ya me estaba metiendo prisas y echandome la bronca... total, bonito despertar un lunes por la mañana a las 8:00, marchándome a toda prisa y cabreada. Y sin nada en el estómago, por supuesto.

A mi mal humor contribuyó el que hubiese una cola de escándalo para pillar billete de metro tanto en las máquinas expendedoras como en la taquilla. Así que me tocó esperar, para reticencia mía. Cuando cogí el tren ya eran las 8:25, y se supone que las clases empiezan a las 9:00. Y considerando que mi facultad está en la otra punta de donde está mi casa y se tarda mas o menos una hora en llegar en metro, no llegaba a tiempo ni de coña. Y para empeorarlo más (y diréis: ¿puede ser peor? Sí, señoras y señores, puede ser peor) cuando llegué al campus, tampoco sabía dónde demonios estaba mi aulario, de modo que perdí más tiempo buscándolo. Al fin, y preguntando, lo encontré, y lo peor es que llevaba ya como 15 minutos dando vueltas alrededor de aquél mismo edificio buscando un mísero cartelito que dijese "Aulario II" (inexistente, por cierto). Menudo ridículo he hecho yo solita.

Cuando me quise dar cuenta, ya quedaban 15 minutos para las 10, así que durante ese tiempo me dediqué a dar vueltas por el aulario y por el campus alegremente, ya que no me atreví a entrar en mi clase y dar el cante. Y he aquí que ocurrió algo bueno por fin en toda la pésima mañana. ¡Una cara conocida! A donde quiera que mirase no había más que pijinas y pijines paseando en grupitos con no menos de dos miembros o en corrillo por las esquinas. Y hasta ahora yo estaba completamente sola y perdida en la inmensidad de todo aquello. Pero entonces, mientras caminaba hacia la cafetería, oigo a mis espaldas un "¡Hola!", y al volverme resulta que era una chica de mi antiguo instituto, con la que además estuve hablando en la cena de graduación. El mundo es un pañuelo. Estuvimos hablando un poco, y me explicó que estaba allí haciendo Enfermería y que llevaba allí desde las 9:00 deambulando por allí porque no tenía clase hasta las 12:00. Y además, ella tampoco conocía a nadie allí. Al fin pude empatizar con alguien mis penas T.T.

Después de aquél encuentro, quedaban 5 minutos para que empezase mi siguiente clase, así que nos despedimos y yo volví al aulario. Para cuando volví, la puerta de la clase ya estaba abierta y podía entrar, así que fui y me senté allí como si nada. Y a partir de entonces, ya fue más normal la cosa. Se dió la introducción a Bases de la Independencia Humana y después a Psicología General... y después de eso, a casita. Y lo mejor (e inexplicable) es que mañana no tengo que ir a clases. No preguntéis por qué.

No era la primera vez que pisaba el campus, pero sí el aulario. Y tengo que darle mi aprobación. Sobretodo a la máquina de café y al capuccino que me tomé en un descanso después de Psicología. Además, en comparación con el instituto en el que estuve el año pasado, tienen unas instalaciones estupendas. El baño es casi de centro comercial(con papel higienico!!!! Y secador! OMG!!!!!!), y mi clase tiene proyector con ordenador. ¡Y los pasillos LIMPIOS! Al igual que el campus, todo limpio, ni un papel por el suelo y con el cesped bien cuidado, todo muy bonito. Casi parecía que estaba en otra dimensión (y algunos pensaréis: "¿en qué clase de pocilgas ha estado ésta hasta ahora?" xD).

En cuanto a la impresión de la gente, aún es pronto para decir algo, pero los que me han hablado (dos o tres) parecen ser majos pese a todo. Y los profesores son jóvenes, aunque me temo que voy a tener que ponerme mucho las pilas si quiero estar a un nivel estable aquí, porque tienen pinta de exigir muchísimo. Como dicen en Japón... ganbatte kudasai.

Y por ahora ese es todo el informe que puedo dar de mis primeros pasos por la universidad. En ediciones próximas ya se verán más cosas.

lunes, septiembre 25, 2006

Grrr...
















Una actualización corta para decir dos cosas:

1) Lo más probable es que me cambie de servidor. Blogger me esta tocando las narices, y bastante. Mirad el post de abajo para referencias.

2) A partir de ahora, las imágenes de Rukia que ponga en el blog serán indicando mi estado de animo (ya lo hacían antes, pero con letreros :P como ésta)

A todo esto, si alguno sabe cómo crear layouts chulos, que me lo diga. (En realidad es un pensamiento al aire, porque cada vez menos gente me lee, pero bueno... que por no decirlo no sea).

Eso es todo. A la proxima hago posts decentes de los míos. ^^U

Ja ne!

domingo, septiembre 24, 2006

Cosillas varias

Escuchando: Thank You! de Home Made Kazoku (2º Ending de Bleach)

Weno... pues de mejor humor que en el post pasado (no pregunteis... una serie de sucesos que hicieron que me sintiera así, pero ya voy mejor ^^), voy a poner unas cuantas cosillas por aquí sin conexión entre ellas, que luego me acusan de que no actualizo el blog... (y tampoco ellos me comentan ¬¬U no te fastidia...)

Primero, cosas que debo hacer esta semana antes de empezar las clases de la uni:

1) Sacarme el Abono Transportes
2) Sacarme el Carnet Joven >.<

3) Ordenar mi cuarto (cof)
4) Ordenar mi armario (más cof)
5) Coger entradas anticipadas para el Salon del Manga (aunque no se si será necesario, ya que vamos el dia del cosplay... y si vas cosplayeado no hay que pagar)
6) Tener listo mi cosplay de Rukia (a ver si por fin....)

Y ahora, las críticas de Azumanga Daioh y Fruits Basket que no había podido hacer en el otro post:

Azumanga Daioh!

Hacía mucho que quería ver ésta serie, pero por motivos desconocidos no me llegaban las fuentes para bajármela T.T. Pero por fin me la he visto entera. Y debo decir... ¡que soy fan!

Para series originales, ésta. Para empezar, no sigue un argumento lineal definido, simpl
emente la vida cotidiana de seis estudiantes de instituto, entre las cuales está Chiyo Mihama, una niña de 10 años superdotada. Y toda la serie está plagada de sucesos a cuales más curiosos y surrealistas.

Los personajes principales (todas chicas, por cierto) son Chiyo, Yomi (la más seria y sensata del grupo, obsesionada con su peso), Tomo (hiperactiva y traviesa, siempre busca la manera de hacerse notar), Sakaki (callada y tímida, le encantan los gatos), Osaka (en principio lenta de pensamiento, siempre en las nubes y con ideas estrafalarias) y Kagura (personaje que no aparece hasta unos episodios más tarde en la serie, deportista y rival de Sakaki), además de las profesoras, Yukari (la profesora más alocada e irresponsble que he visto
, puede ser tanto amable como mezquina dependiendo del día) y Nyamo (amiga de toda la vida de Yukari, mucho más tranquila que ella y muy popular en la escuela, Yukari siempre busca rivalizar con ella).

¿Qué puedo decir de ésta serie? Se merece la fama que tiene y más. Personajes entrañables, formato de historia poco convencional, con el punto justo de humor absurdo y a la vez inteligente que siempre consigue arrancarte cuanto menos una sonrisa. En cuanto a la banda sonora... bueno... el opening y ending son muy pegadizos xD y tampoco hay mucho más que destacar en ese punto.

Mi personaje favorito? Osaka, por supuesto!!! Osaka rulz!!! (aunque ya digo que todos los personajes acaban haciendose querer, me identifico en muchas cosas con ella... el episodio del hipo me pasó incontables veces xD)

Aquí al lado, el avatar qu
e hice expresamente para ella ^^ (lo de la "a" en Hiragana es aun un misterio... pienso que es la "a" de Azumanga, pero por qué esta ahí? Ni idea... xD)

Fruits Basket

Bien, me han estado dando mucho el coñazo con ésta serie. Que si no es un shojo como los demás, que si tienes que verlo, que si está muy bien... al final me puse a ver el anime en YouTube. Y tengo el primer tomo del manga. Lo que significa que... efectivamente, me gustó. Pero no es de mis preferidas.


Cuenta la historia de Tooru Honda, una huérfana que ha perdido a su madre recientemente en un accidente de coche y vive en una tienda de campaña... hasta que conoce a los Sohma. Resulta que ha situado su tienda de campaña en tierras que les pertenecen. No sólo eso, Yuki Sohma es compañero suyo de clase y la conoce. Al saber que Tooru vive en una tienda de campaña, él y su familiar Shigure deciden acogerla en su casa. Pero Tooru se lleva una gran sorpresa al ver que los Sohma no son una familia normal.Si alguien del sexo opuesto les abraza, se convierten... en animales del zodiaco chino.

El resto de la historia se centra en la relación de Tooru con los Sohma, más que en el trasfondo del triángulo amoroso que se forma después entre Tooru, Yuki (derecha) y Kyo (izquierda), éste último del signo del gato. Según la leyenda, el gato no forma parte del zodiaco chino actual porque el ratón le engañó acerca de una fiesta en el que se reunían los animales del zodiaco. Kyo odia con todas sus fuerzas a Yuki y viceversa... Adivinad quién es el ratón.

Es una historia muy tierna y algo triste, aunque en ocasiones se vuelve demasiado edulcorada y es confusa en torno a la maldición de los Sohma (o eso o que yo no me entero bien), sobre todo en los capítulos finales. Me pregunto, ¿por qué siempre (o casi siempre) los realizadores la cagan en los finales de los anime? El manga aún no ha acabado, y me he comprado el primer tomo para ver si el manga y el anime se parecen. Por el momento, son idénticos.

Mi favorito de aquí es Kyo, aunque en algunas cosas me identifico con Tooru (que paciencia más inmensa tiene esa niña)... hasta cierto punto. De lo buenaza que és, se hace hasta pesada. >.< Y pues eso es todo por ahora, que se me hace cansado estar todo el rato editando el post (no sé que coño le pasa a Blogger). Otro día mas. ^^

PD: siento los cambios de letra, pero esto se ha vuelto loco....

sábado, septiembre 23, 2006

Qué triste es...


... no ser quien piensas que eres.

Creer que lo sabes todo... y en realidad no sabes nada.

Pretender ser diferente, y sin embargo ser como todos los demás.

He descubierto que, pese a todo lo que he podido decir, me pasa como a la mayoría de la gente. Me importa el qué dirán. Me importa lo que piensen de mí los que están a mi alrededor. Quizás demasiado. Y es muy triste, pero es cierto.

Lo más probable es que por esa razón no pueda ser capaz de abrirme a la gente ni de perder la verguenza.

Me da mucha rabia, porque estoy en contra de ser extremista, pero en ese caso soy una persona de extremos. Puedo o ser extremadamente callada y reservada y no soltar prenda sobre mí, o por el contrario, ser tan ingenua que puedo pensar que me puedo tomar las suficientes confianzas con la gente como para tener comportamientos irrespetuosos y egoístas. Sé que es malo estar dependiendo de los que están a mi alrededor de esa manera, pero me asusta no poder pertenecer a la sociedad o a una pequeña parte de ella. Y es que hay tanto que me queda por aprender... tanto por controlar... tanto que afrontar...

A veces me pregunto si estoy completamente preparada para entrar de lleno en la vida adulta.

No puedo decir que no quiera. De hecho claro que quiero; no puedo depender de mis padres o de otras personas toda mi vida, ni puedo vivir sin dinero. Tengo que trabajar. Tengo que esforzarme para poder salir adelante yo sola en las situaciones difíciles. Tengo 18 años, y me considero una persona de pensamiento maduro. Y sin embargo... a veces me siento tan niña... tan irresponsable... tan cobarde... me asusta demasiado el hecho de ir hacia adelante. No puedo aplicarme a mí misma los consejos que doy a los demás, así que, ¿debería seguir dando consejos?

Lo odio.

Y querer cambiar tan rápido y no verme capaz de ello, esa impotencia, la odio más aún. Es tan triste la situación en la que me encuentro... el tener que mostrar una sonrisa a los demás y una falsa confianza en mí misma para no tener a los demás preocupados, cuando por dentro en realidad tienes ganas de llorar...

¿Cambiará eso algún día? ¿Podré sentirme realizada y segura de mí misma, sin tener que depender de nadie ni preocuparme de lo que los demás puedan pensar de mí?

Ojalá que sí. Ojalá que, al entrar en la universidad y tratar de ayudar a los demás, pueda ayudarme a mí misma después.

miércoles, septiembre 20, 2006

Se acaban las vacaciones...


Escuchando: Breaking the Habit, de Linkin Park

¬¬U.... *patea servidor* Será posible! Me ha borrado la mitad de mi post, el pedazo de &¬~%$@#!!!! Y llevaba un buen rato escribiendo!!! Maldito...

*respira hondo.... exhala*

Bueno, ya. u.uU Después de éste estallido, no me queda otra que afrontarlo y volver a escribir de nuevo...

Como decía en el post antiguo que se borró (¬¬), ya me queda menos para empezar las clases de la universidad, más tarde que nadie (bueh, no puedo quejarme... ¿no?). Se acabó el despertarse a la una de la mañana, y también el pasar las horas muertas viendo anime, después de cuatro merecidos meses de vacaciones sin hacer absolutamente nada. ¿Lo único que he hecho de todo lo que me he propuesto? Ver anime (he visto todo el que he querido y más), estudiar japonés (por mi cuenta, claro está... si consiguiera apuntarme a alguna academia sería feliz... pero no sé como compaginarla con la universidad, y menos con el horario que tendré en el segundo semestre...) y aprender a manejar el Photoshop para hacer firmas y wallpapers de los animes que he visto y me han gustado. Algo es algo.

¿Nerviosa? A dia de hoy, no lo estoy. Volvedme a preguntar eso a finales de mes, y entonces mi respuesta será distinta. Ahora mismo, estoy de un vago que me doy asco a mí misma. Por no saber, no sé ni qué día tengo la presentación de curso, exactamente. Mañana me voy a pasar por la facultad para saberlo, ya que no me dan ninguna facilidad en la página web. (Ello implica madrugar... >.<) Más cosas que me han pasado en todo el tiempo que no he escrito... he terminado de ver algunos animes y he visto algunos nuevos. De las que comenté en el post anterior, acabé Wolf's Rain (qué serie más bonita... y más triste... T.T)y llegué al capítulo 19 de Nana (y vi la película, en live action... me declaro fan de Mika Nakashima). De las nuevas, acabé dos series, Azumanga Daioh (por fin!!!) y Fruits Basket. Ya las comentaré cuando tenga ocasión. Por lo demás, no he tenido tiempo de ver nuevos capítulos de Gravitation (porque las demás series se me han adelantado, y además he cogido la mala costumbre de ver anime en YouTube, con lo cual los capítulos que quiero no están disponibles), pero espero ver nuevos, porque la serie me gustó bastante; me he obligado a ver una serie yuri llamada Yami to houshi to hon no Tabibito, ya que me he ofrecido a colaborar en un fansub como traductora (y ahora me arrepiento de haber aceptado el puesto tan rápido... que cosa más... indigesta. Como sean todos los yuris de esta guisa, refuso ver nuevos), y vi el primer capítulo de un shojo llamado Full Moon wo Sagashite, de la misma autora de Kamikaze Kaitou Jeanne, Arina Tanemura (me parece que se escribia así... bleh... lo mismo da). En fin, para todos los gustos; como siempre, el mundo del manganime siempre tan variado. Aparte, volví a ver Ranma 1/2 después de 7 años (y recordé viejos tiempos) y empecé a ver Inuyasha por curiosidad, pero la dejé de inmediato... otra indigestión. Más que indigestión, aburrimiento. >.<

Después de todo el empacho de anime de éste verano, voy a tener que ponerme al dia con manga. Lástima que los primeros volúmenes del manga de Nana no estén disponibles... también quiero el 18 de Kenshin, hojear el manga de Bleach desde lo de la Soul Society (es decir, desde que en el anime empieza el relleno), Shaman King, Death Note (cuando salga) y... por supuesto, el más esperado por mí, Full Metal Alchemist, cuyo primer tomo espero conseguir en el Salón del Manga de Barcelona. En efecto, señores, ¡este año voy! Y, ahora sí, cosplayeada de Rukia. Necesito finalizar mi cosplay y organizarme bien para el viaje con los que me voy a encontrar allí (una amiga de Barcelona y gente de foros). Querría comprarme demasiadas cosas... pero con lo que voy a gastar para el regalo de mi amiga de Barcelona y de mi imouto(hermana menor) cibernética, tendré que moderarme. Al menos, saldré cargada de chapitas y llaveros ^^ (y si cuela, un peluchito de Kyo de Fruits Basket *_*). Ya os contaré cómo fue.

Y sin más, eso es todo. Hasta la proxima ^^

martes, agosto 29, 2006

De viajeros del Japón antiguo, compañeras de piso, lobos y estudiantes locos

Bueno, ya que este verano ha sido más de ver anime que de otra cosa, dedicaré este post a hablar de las series que he visto (y estoy viendo), las cuales recomiendo, por cierto.

Samurai Champloo

Este anime se ambienta en la era Edo(conocida tambien como era Tokugawa o empiece del declive de los samurai, junto con la era Meiji), con matices de la cultura hip-hop, lo que le da cierto toque anacrónico. Tiene como protagonistas a tres personas muy distintas: Mugen es un vagabundo y antiguo miembro de una compañía de piratas, tiene mucha tendencia a meterse en líos y siempre hace las cosas antes de pensarlas; Jin es un espadachín errante, muy hábil con la katana, serio y taciturno, y Fuu es una chica corriente de 15 años, atolondrada e inocente, que trabajaba en una casa de té hasta que esta fue quemada, y desde entonces emprende la
búsqueda del samurai que huele como los girasoles, junto con los dos antes mencionados.

Este anime, que acabé justo ayer, tiene 26 episodios, y no es muy renombrada pero a mi gusto está bastante interesante y original, ya que muestra el Japón más oscuro y decadente sin dejar de lado los momentos de humor, que son muchos. De vez en cuando meten alguna que otra curiosidad sobre Japón, su cultura y su historia entre medias, lo que resulta de mucho interés para los que nos gustan estos temas. El dibujo es muy bueno y fluido, y pese a que cometen errores como incoherencias en el guión en algunos capítulos (sobre todo en dos de relleno, cerca del final) y alguna exageración de movimientos, es muy entretenida de ver, y el final te mantiene en tensión hasta el último momento.

Yo no destacaría demasiado la banda sonora, pero resulta curioso oir ritmos hip-hop de fondo mientras ves imágenes del Japón antiguo. El opening en sí es un rap, cantado en inglés ("Battlecry"), y el ending es Shiki no Uta, un poco más en concordancia con lo que suelen ser los endings de los anime (a mí me encanta). En algunos capítulos cambian el ending con otras canciones, también de corte hip-hop. Lo del hip-hop resulta discordante en principio, y desde luego llama la atención, pero en realidad tiene mucho sentido siendo que la serie está más enfocada en los grupos sociales marginales del Japón de la era Edo, y en la era Edo misma (ya dije antes que ahi empezaba el declive de los samurai). Os animo a verla.

Nana

Empecé a ver esta serie por la recomendación de una amiga, y os puedo decir con total seguridad que engancha. Va de dos chicas que, curiosamente, tienen la misma edad y el mismo nombre (Nana), pero son completamente distintas de carácter entre sí. Nana Komatsu, o Hachi , es una chica alegre, entusiasta (hasta el punto de resultar agotadora), soñadora y un tanto egocéntrica. Se ha enamorado numerosas veces de hombres más mayores que ella, con resultados desastrosos. Y cuando encuentra a Shouji, el amor de su vida, deben separarse pues éste se va a Tokio a estudiar para los exámenes de ingreso a la universidad, prometiéndose que volverán a verse si los aprueba. Nana Oosaki, por el contrario, es muy reservada con su pasado, rebelde y orgullosa, que vive por y para la música. Tenía una banda de punk, pero se separaron tras que el bajista y amante de Nana, Ren, les abandonase para ir a Tokio con otra banda, Trapnest. Nana decidió entonces seguir por su cuenta para poder rivalizar con esta banda.

Estas dos chicas coinciden en un tren destino a Tokio, comparten piso y se hacen muy amigas, hasta el punto de que en muchas ocasiones sólo se tendrán la una a la otra.

Hacía mucho que no encontrase un shojo que me gustase. Por regla general, el género shojo no es de mis favoritos: demasiados romances acaramelados y trágicos, etc, etc. Pero éste tiene algo distinto. Un no se qué, que se refleja en la historia. La historia de dos chicas que comparten más que su nombre y un piso; sus vidas, sus alegrías, sus logros, sus fracasos, sus penas. Hay romance, sí, pero no es ni mucho menos tan dramático como suele ser en la mayoría de shojo, y es más próximo a la vida real. El dibujo, estilizado como en la mayoría de shojo, resulta curioso al principio, pero después de que uno se acostumbra incluso gusta. Me he visto este anime fansubeado en inglés hasta el capítulo 17; la historia sigue, pero los capítulos aún no están disponibles, y aún quiero ver qué es lo que pasa (aunque me han spoileado un poco respecto al manga... que también me quiero leer).

La banda sonora... resaltar el opening y el ending, que no son nada desdeñables: Rose, de Anna Tsuchiya (inspirada en Black Stones, el grupo de Nana Oosaki) es el opening, y A little pain, de Olivia (inspirada en Trapnest, la banda de Ren) es el ending. Rose empieza con mucha fuerza, y está bastante bien, salvo por algunas partes de la letra, que ningun fansub se pone de acuerdo en traducirla (u.uU). A little pain es una canción preciosa, lenta y romántica, en contraste con Rose.

El mayor atractivo para ver esta serie, creo, es el hecho de que Paku Romi sea la seiyuu (dobladora) de Nana Oosaki. Para los fans de esta mujer es impagable oírla aquí, y yo me incluyo. Estaba deseando oírla en otro papel que no fuese de chicos bajitos (vease Edward Elric de FMA o Toushiro Hitsugaya de Bleach), y desde luego que no defrauda. ¡Viva Paku-senpai!

Wolf's Rain

De esta serie sí que había oído hablar mucho, sobretodo del manga. Pero no me había planteado verla hasta el momento (ni siquiera la tenía en la lista de anime para ver). Un día me dio por ver el primer capítulo en You Tube... y simplemente me encantó.

Wolf's Rain se ambienta en un mundo post-apocalíptico, en donde ya apenas queda naturaleza y en las ciudades se respira corrupción, hambre y decadencia; algunos animales, como los lobos, están extintos desde hace muchos años... o eso es lo que la mayoría de la gente piensa. En realidad, los lobos existen, pero viven escondidos entre los humanos... adoptando apariencia humana (que en realidad, es una ilusión óptica) y aprendiendo su capacidad de hablar.

La serie, de hecho, tiene a los lobos como protagonistas (de ahí el nombre) y sigue a cuatro jóvenes lobos en su búsqueda del Paraíso, un lugar donde sólo los lobos pueden ir: Kiba, el lobo blanco, orgulloso y guiado por sus instintos, reacio al principio a adoptar forma humana; Tsume, el lobo gris, solitario y hosco, vive en la ciudad capitaneando una banda de delincuentes humanos usándolos para su beneficio; Hige, un lobo grande y de color castaño claro, muy familiarizado con la sociedad humana, divertido y amable, que siempre está en busca de comida, y Toboe, el más joven de los cuatro, un lobo rojizo, que debido a que de pequeño fue recogido por una mujer anciana (a la que mató accidentalmente) no tiene sentido de supervivencia; es tímido, dulce e inocente.

En paralelo e interrelacionadas con ésta historia, están otras, como la de Quent, el cazador de lobos y su perra Blue; la de Cheza, una chica creada artificialmente a partir de alquimia con Flores Lunares que es codiciada por muchos y tiene un vínculo emocional con los lobos; la de Cher, científica que investiga a Cheza y Hubb, detective que investiga casos relacionados con los lobos; y la de los nobles que codician a Cheza.

Aunque me parece que la historia está un poco cogida por los pelos, no deja de resultar interesante, y quiero ver como acaba (aunque aquí me han spoileado el final también). Del anime voy por el capítulo 15, y en total tiene 30 capítulos (para ser exactos, voy por la mitad). El dibujo está muy bien hecho aquí también, destacando sobre todo a los lobos y a las muestras ilusorias de su capacidad para mostrarse como humanos, aunque verdaderamente sean lobos (y esto se demuestre con sus movimientos, sus actitudes... etc). El desarrollo de personajes y de la historia está bastante bien también (tan sólo me defraudó el capítulo 15 de los que visto, ya que se dedican a repetir lo que se vio en el capítulo 1 desde el punto de vista de Tsume, y realmente, sobraba). El principal enfoque de éste anime es el respeto por la naturaleza y por los animales, mostrándonos la faceta cruel de los seres humanos, tomando un punto de vista futurista no demasiado acentuado (cosa que yo, al menos, agradezco). La banda sonora aun no os puedo decir como és; todo el mundo dice que es muy buena (aunque sinceramente, pienso que como la de FMA, ninguna), pero a mí de momento sólo me gusta el opening Stray, de Steve Comte (el ending... es bonito, pero me aburre un poco).

Y qué más puedo decir... es un buen anime, que me ha hecho cambiar un poco mi forma de ver a los lobos (siempre les he tenido bastante respeto), y con un trasfondo algo triste. Estoy deseando acabarla para poderosla comentar mejor. Por ahora, lo que he visto merece la pena.

School Rumble

Y llegamos por fin al anime más pasado de vueltas de todos los que he comentado aquí. Tenía muchas ganas de verlo, ya que me habían comentado mucho sobre él. Finalmente he visto el primer capítulo y puedo opinar algo sobre él.

School Rumble es una serie de estudiantes, centrada en los enredos amorosos de los múltiples personajes. Es disparatada en el punto justo para que haga gracia, y de momento parece que solo se centra en la vida del instituto y en la vida sentimental de los personajes, pero a ver cómo sigue. Es muy apropiada para echarse unas risas y distensarse un rato. Como dije, este anime tiene muchos personajes, pero se centra en dos protagonistas, Tenma Tsukamoto (me lo paso genial con ella) y Kenji Harima; este último enamorado de ella, pero no correspondido.

No puedo comentar mucho de ella porque solo he visto el primer capítulo, pero tengo la impresión de que no voy a resultar muy decepcionada, como en otras series de éste estilo. La banda sonora.... la típica de éste tipo de animes, no muy destacable. ^^U.

Y hasta aquí esto es todo... se me olvidó comentar aquí Gravitation, pero lo haré en entregas siguientes, que este post es ya bastante largo. Matta ne!




miércoles, agosto 23, 2006

"El manga no es malo. La ignorancia sí."

Escuchando: Kanashimi no Kizu, de Nana Kitade

Decidme cuántas veces, otakus y no-otakus, habréis oído ésta frase... Pues hay todavía alguna gente que no quiere darse cuenta.

Cada vez Occidente está más influenciada por la cultura del lejano Oriente, y el manga y el anime japonés ha conseguido hacerse un hueco bien grande fuera de sus fronteras. Es innegable, entonces, que haya seguidores del anime y del manga alli donde quiera que se publique. Internet ha abierto fronteras y ha conseguido distribuir manga y anime que ha sido visto en Japón y que no ha llegado a Occidente en algunos casos. El manga y el anime empiezan a ser parte de la propia cultura occidental. Y eso a los más cerrados de mente les sienta como una patada en el culo.

Vayamos por partes. En Japón, la palabra otaku define a toda clase de friki, sea de manga/anime o no. Por éstos lares, los otakus se quedan reducidos a éstos últimos, y cuando se habla de un otaku aquí, todos sabemos que esa persona es alguien con gusto por el manga, el anime y la cultura japonesa. Para los japoneses, que son gente muy tradicional en muchos puntos de vista, la palabra "otaku" tenía sentido peyorativo hasta hace muy poco. Ahora se acepta como algo como lo que es, completamente normal. Para nosotros, la palabra "otaku" (y ya no hablemos de friki, claro) sigue teniendo esa connotación negativa. ¿Somos nosotros, los occidentales, en teoría más progresistas y con miras más abiertas que los orientales, más cerrados de mente que éstos?

Nadie duda que Japón sigue teniendo esa parte tradicional y exótica que tanto nos atrae a muchos de nosotros. Por tanto, se tiene la idea de que los japoneses son un pueblo mayoritariamente conservador y tradicionalista. Pero esto no es así en todos los casos, al menos en este siglo XXI. En la era Meiji (finales del siglo XIX y principios del XX para Occidente), Japón, cerrada en sí misma, se abrió a Occidente, y por tanto también a su cultura. Los cambios no son rápidos, y por eso tardaron muchos años en adoptar costumbres occidentales. Hoy en día, Japón es un país desarrollado, puntero en tecnología, y con unas miras de futuro tan amplias como las nuestras o más.

Yo creo que Japón mantiene un equilibrio entre el progreso y la tradición, y eso me fascina. Quizás sea una de las cosas que más me fascina de éste país. Los occidentales deberíamos aprender mucho de ellos. Japón nos ha tomado a nosotros como modelo de progreso, y en contraste a nosotros han progresado tanto o más que nosotros. Pero los japoneses tienen ese sentido del respeto y de la disciplina que en la cultura occidental se ha perdido. Por supuesto que la cultura nipona tiene sus cosas malas, como todo, y se mantiene un nivel de jerarquía aún hoy que el más conservador de los occidentales se llevaría las manos a la cabeza. Pero son seres humanos igual que nosotros, y cometen errores igual que nosotros. Quizás nosotros seamos demasiado orgullosos o ignorantes para fijarnos en nuestros propios errores y prefiramos fijarnos en los de los demás. Hablo como amante de la cultura japonesa que soy, y quizás deje pasar muchos defectos de ésta por alto. A día de hoy, es lo que pienso, y a los hechos me remito que no voy desencaminada en lo que digo.

Pues bien, le pese a quien le pese, el manga y el anime no son más que puros reflejos de la cultura y la sociedad japonesas. Cada autor refleja en su manga su particular punto de vista del mundo en que le ha tocado vivir, sus sueños, sus fantasías, cualquier influencia en su vida que haya tenido importancia para él o ella. Es exactamente igual que el que escribe una novela o hace un cómic. Son parte de la cultura japonesa, por tanto, pero todo el que lee un manga o ve un anime debe de tener claro que no son más que historias de ficción que no pueden ocurrir en la realidad. Hay muchos tipos de manga, cada uno dirigido a un público en particular. Está el que dice que el anime es todo violencia y sexo, pero no es así. Debajo de los buenos animes subyacen valores importantes, y ya he dicho antes que hay anime y manga dirigido a todo tipo de gente. Es problema de quien lo lea o de quien lo ve el que le afecte; si lee un determinado tipo de manga es porque sabe que no va a afectarle psicológicamente. Es de sentido común.

Además, ¿por qué el manga/anime sí es peligroso y las producciones occidentales con contenido violento no lo son? Ultimamente se decía por ahí que el manga inducía a la gente a fumar. -_-U Y es que, ¿no hay películas, series, comics o anuncios occidentales que lo hagan? Cualquier excusa para dejar el manga y el anime por los suelos es válida. Pero sólo hay una explicación para ésto. La envidia les corroe. Con ésto, los detractores de manga/anime lo unico que demuestran es que no son tan abiertos de mente como pretenden ser.

Yo invito a la gente a que no se cierre en lo que conoce y se abra a nuevas perspectivas. El manga no es malo en absoluto. Hay historias buenas e historias malas, pero las buenas normalmente son las que perduran en la mente, y pueden enseñarnos muchas cosas. Ojalá llegue el día en que la gente deje de mirar mal a los que les guste el manga y el anime y se acepten culturas ajenas abiertamente. Digo "ojalá", porque esta utopía está muy lejos de hacerse realidad.